REFLEXIÓN

La reflexión es una transformación rígida en el plano que consiste en dar media vuelta a una figura teniendo en cuenta una recta llamada eje de reflexión. 

La reflexión es el proceso de trasladar o copiar todos los puntos de una figura a otra posición equidistante (igual distancia) de una recta denominada eje de simetría (eje de reflexión). El resultado es una imagen especular (espejo) de la original.

La reflexión de un figura se puede realizar de dos formas, la primera es realizar la reflexión sobre uno de sus vértices, y la segunda es realizar la sobre un punto diferente a sus vértices (fuera de la figura).




EJEMPLO: Reflejar el triángulo cuyos vértices  son FGH, sobre el vértice H.


Lo primero es identificar el vértice H y luego trazar por dicho punto una recta perpendicular al eje X, como se muestra en la figura, dicha recta es el eje de reflexión.



Después de haber trazado el eje de reflexión, con el compás se toma la medida desde el punto H que es por donde pasa el eje hasta cada uno de los vértices y sin mover el punto de apoyo del compás (punto H), se traslada cada medida al otro lado del eje para obtener la nueva figura.




Después de haber marcado con el compás los vértices de la imagen, con una regla se unen para que quede la nueva figura reflejada.